¿Sabias que en Barcelona existió una comunidad judía durante casi cuatro siglos? ¿Conoces sus calles principales? La huella del judaísmo se llama El Call. Coge mi mano y vamos a dar un paseo por la historia. 

Antes de comenzar, un consejo, El Call ha cambiado mucho con el tiempo, su aspecto y sus edificios ya no son los mismos. Si vas a recorrer sus calles es conveniente empezar a primera hora de la mañana, con los primeros rayos de luz, antes que la bulliciosa vida comience su rutina diaria. Es el momento perfecto, solo la imaginación debe abrirse camino. Aprender a mirar para aprender mirando.

Call,  Qahal, comunidad en hebreo, por influencia del latín callis calle pequeña o callejón. En Cataluña el término sirvió para denominar las comunidades judías establecidas en su territorio. Los primeros documentos oficiales en hablar de una sociedad judía en Barcelona se remontan a mediados del S. XI. Els Usatges de Barcelona, textos de normas jurídicas, mencionan disposiciones concernientes a los judíos. Datos anteriores confirman ya su presencia como pequeños grupos familiares fuera de las murallas romanas, en su mayoría agricultores.  Montjuic ya era utilizado como campo santo o cementerio,  de ahí su nombre (monte judío).

La Aljama no estaba aislada del resto pero mantenían un autogobierno oligárquico fuera de las autoridades municipales. Dependían y pagaban impuestos directamente al rey o su representante. Una sociedad organizada bajo la Ley Judía, con sus propias instituciones sociales, religiosas y docentes. La población llegó a contar con cuatro mil habitantes.  las sinagogas eran el centro de la vida social y en las escuelas celebraran la mayoría de sus fiestas, reuniones o asambleas, también resolvían conflictos vecinales.

Contaban con artesanos, muy hábiles y valorados, tejedores de velos de seda, encuadernadores, zapateros u orfebres. Los rabinos de la escuela talmúdica se ocupaban de los asuntos religiosos. Filósofos, científicos, literatos, traductores o embajadores mantenían la cultura viva. Muchos de sus escritos han llegado hasta nuestros días.

Las relaciones entre la comunidad cristiana y judía eran fluidas y enriquecedoras hasta 1215. Entonces El Rey Jaime I dictó el Concili IV del Laterà donde  se adoptaban medidas restrictivas. Mayores impuestos e intereses a los prestamos, llevar marcas en sus ropas como distintivo o el cierre del barrio al resto de la ciudad, entre otras.

En el S. XIV comenzó el principio del fin. Primero fue la peste negra, se culpó injustamente a los judíos de envenenar el agua. Por otro lado la crisis económica y política de Barcelona. Los movimientos sociales apuntaban a las minorías religiosas como causantes de la situación. Este cumulo de circunstancias desencadenaron L’Avalot de 1391. En toda la Península se multiplicaron los ataques a las comunidades judías. Los días 5 y 7 de Agosto el call de Barcelona es atacado, mueren unos 300 judíos, otros huyen y unos pocos se convierten al cristianismo.

En el año 1401 el rey dicta un privilegio por el cual Barcelona no volverá a tener una comunidad judía reconocida.

PA080899

Unos rótulos en las calles nos guían. Empezamos por una de las puertas principales desde la Plaça de Sant Jaume, subimos por el Carrer de Sant Honorat dejando atrás lo que un día fue el Castell Nou o Torre de Hercules. Continuando por el Carre Sant Servet llegamos a  la Bajada de Santa Eulalia, el final de ésta quedaba limitado por el muro romano. Volviendo  sobre nuestros pasos tomamos el Carrer de Sant Domenech, era la vía principal y contaba con una entrada a la Sinagoga Mayor, en el actual nº 9.

PA281474

Situados en  La Placeta de Sant Manuel Ribé bajamos por otra calle importante, L’Arc de Sant Ramon. Su trazado irregular, en forma de cuatro, no tenia salida al Carrer del Call, un paso elevado la comunicaba con el Castell Nou. Sin salir de Sant Ramón y haciendo esquila con la placeta observamos un caserón del S. XVI, cuenta con elementos arquitectónicos de épocas anteriores y en la actualidad se realizan excavaciones arqueológicas. Alberga el MUHBA El Call, un museo de historia donde podemos ver parte de las excavaciones y exposiciones temporales sobre la comunidad judía.

PA281458

Desde Sant Ramon parte una de las calles más conocidas, Carrer de Marlet, debe su fama a la inscripción o lápida en el muro de su numero uno. La piedra fue encontrada por el dueño cuando construyó la casa en 1820, él quiso colocarla en el mismo lugar donde debió estar y dice: “la llama arde permanentemente”. Su trazado angosto contrasta con las vías rectas, una característica del urbanismo romano. Llegando al Cerrer de la Fruita hay un portal bajo, era otra entrada a la sinagoga mayor. Hoy alberga la Asociación Call de Barcelona, cuyo principal objetivo es recuperar parte se dicha sinagoga.

PA080888

Bajando por el Carrer dels Banys Nous nos podemos imaginar el recorrido del muro romano a nuestra izquierda, numerosas excavaciones así lo demuestran. En la confluencia con la el Carrer del Call y el Carrer de la Boqueria se encontraban los baños públicos. Hoy, en su lugar, vemos un edificio con destacados esgrafiados barrocos en su fachada. Los baños fueron fundados en 1160 y su construcción estuvo en pie hasta 1835.

PA281521

El Carrer del Call, era el límite meridional del barrio y no tenia salida a la calle dels Banys Nous, hasta que se derribo parte del muro, hoy todavía se ve parte en la fachada del numero cinco como testimonio histórico. Destacan las casas medievales y restauradas de los números cinco y siete. Si continuamos hacía abajo llegamos a los “Quatre Cantons del Call”, encrucijada de cuatro calles, La Boqueria, d’Avinyó, el Call y Banys Nous.

PA281446

Nuestro recorrido termina en el Call Menor, siendo éste una extensión del Mayor aunque no estaban comunicados y se formó por el aumento de la población judía. Cuatro calles importantes forman su espacio, de la Boqueria,  de la Volta del Remei, L’Arc de Santa Eulalia y Carrer d’en Rauric. Dos torres medievales del S. XIII con arcada dan salida a las calles del Reemei y Santa Eulalia, ambas comunican la calle de la Boqueria con la de  Ferran. Después de l’avalot de 1391 se establecieron aquí la mayoría de los judíos conversos al cristianismo.

PA281421

Lugares que podemos visitar:

MUHBA EL CALL, Placeta de Manuel Ribé, s/n. Entrada gratuita. Visita exposición temporal, Salomó ben Adret, El triunfo de una ortodoxia, 20€. El centro permanecerá cerrado desde el de Noviembre hasta la primavera del 2015 por obras de remodelación.

ACB, asociación del call de Barcelona, C/ Marlet, abierto de lunes a viernes de 10:30 a 18:00 h, sábados y domingos de 10:30 a 15 h.

PA281489

PA281478

PA080883

17 Respuestas

  1. Diana Miaus

    No tenía ni idea! Pues me encanta esa zona de Barcelona! Bueno, la verdad es que me gustan muchas zonas de Barcelona, es tan bonita… 😀

    Responder
    • Pedro Vega Quilez

      Se que el call de Barcelona no es tan conocido como otros, tiene una historia muy rica y con una sociedad compleja y muy organizada, me alegro mucho que te guste. Muchas gracias por tu comentario Diana!

      Responder
    • Pedro Vega Quilez

      Gracias Jordi, pues si, merece la pena conocer un poco más esta parte de la historia de Barcelona, a mi me sorprendió gratamente. Hay mucho bajo nuestros pies, mucho que descubrir.

      Responder
  2. DondevamosEva? (@Evapm)

    Justo este sábado pasado estuvimos haciendo una visita a esta maravillosa zona de Barcelona enseñándola a nuestra visitante de Canadá, me resulta muy curioso que la Call sea tan desconocida para todo el mundo.
    Un abrazo y gracias por el precioso reportaje Pedro!

    Responder
    • Pedro Vega Quilez

      Como me gusta oír lo que dices Eva, una forma de hacer que se sepa este periodo de nuestra historia es contándolo a los que nos visitan, de esta manera no olvidamos, aprendemos y nos respetamos más. Gracias y un saludo.

      Responder
  3. Cristina Souza da Rosa

    Me gusto mucho tu recorrido! Paso, casi, todos los días por el call contando las historias de este barrio a los brasileños. Es un sitio de Barcelona que me encanta. Ya fue con una pareja judia de Brasil y les emociono muchos las calles del call.

    Responder
    • Pedro Vega Quilez

      Que bien!!, me alegro Cristina. Yo he aprendido mucho haciendo este post y he conocido gente que trabajan por mantener viva la huella que dejo la comunidad judía, como por ejemplo la Comunidad del Call de Barcelona. A ver si un día vamos juntos e intercambiamos información, vale?, un fuerte saludo.

      Responder
  4. Dani

    Felicidades por el artículo, cuyo contexto histórico está muy trabajado y documentado – te lo dice un licenciado en historia – . Es un tema que en algunas webs está algo descuidado. En fin… Saludos

    Responder
    • Pedro Vega Quilez

      No te imaginas la alegria que me da tu comentario, saber que gusta es una recompensa, a veces tenemos muchas dudas, pero el trabajo esta ahí. Es un periodo muy interesante, merece la pena bucear mas allá de la superficie, siempre te llevas sorpresas. Gracias! Dani, eres grande!

      Responder
  5. Sandra

    El call de Barcelona es una zona realmente bonita, y si tienes la suerte de recorrerla con alguien que te cuenta la historia todavía más. Hace unos años hicimos una ruta por ahí con un guía y nos encantó. Ciertamente la hora de visitarlo es a primerísima hora de la mñana, antes de que las calles se llenen de gente. Buena entrada!

    Responder
  6. DivinosSabores (@gemaesantiago)

    Madre mía, tenía claro que Barcelona es una ciudad donde han convivido todo tipo de culturas y religiones, pero que queden aún tantos vestigios lo cierto es que no. Tendré que abrir bien os ojos cuando pasee por esas calles.

    Responder
  7. Beatriz

    Llevo ya dos años empapándome de las calles de Barcelona y siempre aprendo algo nuevo. Lo mejor es que nunca dejaré de aprender 😉
    Gracias por el post!

    Responder

Deja un comentario, tu opinión es importante.